El Dioni y yo, con un par

Creo que todos hemos oído hablar de «El Dioni» y del robo del furgón en 1989. No voy a relatar  ahora la historia del robo ya que esa información está muy bien contada en muchísimos medios y es bien conocida.

En lo que atañe a mi relación con Dioni, la musical, en 1991 la discográfica Libélula  Records me encargó un tema para el que sería su primer álbum, ya que su pasión era la música y cantar.

La idea era dar respuesta a la canción «Con un par» que le había dedicado Joaquín Sabina y me puse a ello.

Puse en marcha la máquina creativa: música, letra, arreglos, producción y al final salió «Con un par si, pero», contando de una forma simpática y desenfadada su versión de los hechos y lo sucedido en su desventurada aventura.

La canción fue producida en los estudios Tabaiba Records (Tenerife) y en los estudios La Factoría (Madrid), participando, entre otros: Julio Castejón (Asfalto) como productor del álbum y  compositor de otras de las canciones que se incluyen en el mismo. También otros grandes músicos como Lele Laina (Asfalto), Miguel Ángel Collado y también, a los coros: Vicky y Luisy Bodega Estévez (Las Supremas de Móstoles).

Unos meses después y encontrándome grabando otra producción en «La Factoría», estudio de grabación que se encontraba en la Urbanización Vistasierra (El Molar – Madrid), apareció Dioni porque quería conocerme personalmente ya que era el compositor de la canción principal de su álbum. Muy simpático y amabilísimo. Nos tomamos un café en «La Ermita», un restaurante que estaba muy cerca del estudio.

Compartimos micrófono en algunas entrevistas en radio para la promoción del álbum y fue una experiencia interesante, tanto a nivel profesional como personal.

Una coincidencia, aunque ya sé que es muy común: ambos tenemos «Martín» como segundo apellido.
También he coincidido con el cantante «Guillermo Martín», coincidencia en nombre y apellido, para el que hice tres adaptaciones de uno de sus álbumes.
Y, como no, con mi amigo y colega, el compositor, músico y productor Gilberto Martín, con quien he llevado a cabo numerosas producciones en los últimos 19 años.  Todo esto lo contaré en otra historia.

CON UN PAR SÍ, PERO…
© Guillermo Albelo

Recordando aquello voy y me río
mejor eso que llorar con tremendo lío,
si ya no me queda ni «pa» un «bocata»
esto sí se llama meter la pata.

La gente pregunta ¿Qué tal en Río?
No te lo imaginas, querido amigo
Y tengo suerte si aún sigo vivo
Un mes de vicio y diez de suplicio.

Me encanta Brasil
no lo he de negar,
pero así no vuelvo más.

Ahora todos dicen ¡vaya tío!
y hasta un tal Sabina me canta
venga ya, venga ya.

Mogollón de amigos lo que tengo
de cuentas en Suiza nada,
nada hay, se acabó todo.

En un banco tomando el sol
vaya vida sana
mi talón de Aquiles fue ignorar
Que el que la hace la paga

La chica de Ipanema se hizo mi dueña
y por un buen precio me las enseña
revistas del corazón en las que salgo yo
¿Qué habrán visto en mi para armar este follón?

Me asombra la dureza con que me juzgan
Los que viven de opinar, esos que abundan
esos caballeros que usan corbata
y cuando hay que pagar se la desatan.

Son gente de bien
la crem de la crem
que se rasque el que se pique.

Ahora todos dicen ¡vaya tío!
y hasta un tal Sabina me canta
venga ya, venga ya.

Mogollón de amigos lo que tengo
de cuentas en Suiza nada,
nada hay, se acabó todo.

mi único vicio es comer
me encanta la pasta
la tortilla sabe mejor
si le echas un par.

Con un par sí, pero…
con un par…

¡Ay! Joaquín
ven p’a cá
Hazme un coro con decoro
porque aquí hay que estar al loro.

¡Ay! Joaquín
ven p’a cá
Dejaos de furgonetas
Yo prefiero ser poeta