Seres de luz

El 6 de febrero de 2013 fui sometido a una operación que me salvó la vida. Ingresé en el hospital el día 5 y me dieron el alta médica el día 17 del mismo mes.

Llegar a casa fue una maravilla después de tantos días hospitalizado y habiendo sido sometido a esa gran operación quirúrgica de más de seis horas de duración y con unos meses previos de radioterapia, quimioterapia en pastillas, transfusiones de sangre, inyecciones de hierro y muchos controles.

Mi casa me pareció el palacio del más rico de los jeques árabes. ¡Que alegría estar de vuelta!

Me recosté en el sofá del salón y me quedé allí descansando. Todavía me encontraba con poquísimas fuerzas y había bajado doce kilos. Yo siempre he sido delgado, así que estaba que daba pena.

Llegó la noche y le dije a mi esposa que yo me quedaba allí viendo la televisión un rato para despejarme la mente y también para no molestarla a ella, ya que estaba bastante dolorido y moviéndome en el sofá para intentar acomodarme.

Al final apagué la televisión y me quedé dormido. No sé cuanto tiempo pasaría pero de repente vi como, los que yo describiría como «Seres de Luz», por definirlos de alguna manera, me elevaron sobre el sofá y me quedé levitando entre ellos, como a la altura de sus brazos o lo que fuera que tuvieran.

Sentí una sensación de paz pero al mismo tiempo de angustia porque no poseía el control de lo que estaba pasando y no sé si estaba totalmente a gusto con aquello, aunque la sensación era como que estaban comentando sobre mí y comprobando que estaba bien.

Intenté llamar a Elena pero no podía articular palabra alguna. Finalmente sentí que hicieron que bajara flotando lentamente hasta quedar otra vez reposado sobre el asiento, tal como me había quedado dormido. En ese momento volví a intentar llamar a mi esposa y ahí si me oyó y me encontró bastante alterado y le conté lo que me había pasado.

Años atrás había tenido dos experiencias de supuestos «viajes astrales», también en casa, en los que pude ver mi cuerpo desde arriba, en una ocasión y en la otra como me desplazaba horizontalmente por la habitación como a medio metro del suelo.

Sinceramente no creo que fueran sueños porque las experiencias son totalmente diferentes y me ha pasado únicamente esas tres veces.

La última, la de esos seres de luces o como queramos llamarlos, es la que más me ha impresionado.

Parecían bastante altos, con cuerpos alargados y de ellos emanaba una luz blanquecina que iluminaba la habitación.

He buscado en internet imágenes que se pudieran aproximar a mi visión y lo más parecido o casi igual a lo que vi es esto

Y también similar es la siguiente imagen, perteneciente a esta historia

No soy seguidor de ninguna religión y soy muy escéptico ante todo todo esto, pero esta experiencia no la puedo explicar y era muy real.